Brackets metálicos
La ortodoncia tradicional

Los brackets en sí mismos son unos aparatos fijos cuyo fin es el de corregir mordidas, alinear los dientes, nivelación y mejorar la estética dental.

Los brackets van pegados a cada diente y unidos mediante un alambre. Los brackets metálicos son los más comunes entre las ortodoncias, principalmente por su material de acero inoxidable que evitan que se deterioren y haya urgencias de última hora en el paciente. A esto hay que sumarle además que son los más económicos y asequibles para el paciente.

Material de acero inoxidable
Más económicos y asequibles para el paciente

Con el paso de los años y la evolución de éstos han conseguido que tengan un atractivo diferente, sobre todo para los más pequeños de la casa; consiguiendo ser más divertidos al disponer de gomas elásticas de colores

Brackets de cerámica estéticos

Por eso mismo, se utilizan sobre todo en los dientes frontales; ya que su propia estructura es más grande que la de los brackets metálicos. Las piezas de cerámica también se pegan a cada diente y se unen a los demás a través de un alambre.

Aunque ya hemos dicho una de las ventajas de este tipo de tratamiento, también es importante señalar que éstos producen menos irritación en las encías y que poseen una gran fuerza gracias a su material.

Son otra ortodoncia invisible que se ha ido extendiendo durante los últimos veinte años y que, al igual que los brackets de zafiro, poseen materiales que los hacen transparentes.

A pesar de todas sus ventajas también hay que destacar que como inconveniente las gomas de los brackets de cerámica tienden a pigmentarse durante el tratamiento con ciertos alimentos, tabaco, ciertas bebidas, y en ocasiones con la propia saliva

Brackets de autoligado Damon®

Este tipo de brackets, aunque comparten características y materiales con los brackets convencionales, no necesitan elásticos para unirse entre ellos; sino que el arco va unido al bracket gracias a un clip. De tal forma que, empleando menos fricción, conseguiremos mover los dientes reduciendo el tiempo de tratamiento.

Brackets de zafiro

Los brackets en sí mismos son unos aparatos fijos cuyo fin es el de corregir mordidas, alinear los dientes, nivelación y mejorar la estética dental.

Son una buena solución si lo que se busca es discreción y buen precio. Es una de las mejores soluciones para corregir irregularidades dentales.

A diferencia de los brackets de cerámica este tipo de ortodoncia no se amarillea con el tiempo ni se mancha.

Además, los pacientes que opten por este tipo de ortodoncia podrán comprobar que las molestias son escasas; y es que la composición de que lleva -cobertura de polvo de circonio- cumple una doble función. Por un lado proporciona fijación a la ortodoncia y por otro, suaviza al rozar con el interior bucal.