Radiofrecuencia Facial

Radiofrecuencia Facial

La radiofrecuencia consiste en la aplicación de ondas electromagnéticas de alta frecuencia sobre la piel que provoca el calentamiento controlado de las diferentes capas de la dermis, lo que favorece: La formación de nuevo colágeno, el drenaje linfático y la circulación de la piel y el tejido subcutáneo.

Se utiliza normalmente para mejorar las arrugas y la flacidez producidas por la edad. Pero también está indicado para tratar las cicatrices del acné, los eccemas, la rosácea, cuperosis y la hiperpigmentación.

Mediante la Radiofrecuencia Facial conseguimos tensar la piel, rejuvenecerla con la producción de colágeno, ganar luminosidad y conseguir el efecto de una piel más joven y sana

Ventajas de la Radiofrecuencia

La radiofrecuencia puede ser corporal o facial y dependiendo de la zona que tratemos buscaremos conseguir diferentes resultados

Facial

  • Mejora la circulación y la producción propia de colágeno
  • Estimula la producción de colágeno para una mayor elasticidad de la piel.
  • Elimina las arrugas y difumina el surco nasogeniano devolviéndole al rostro la juventud perdida.
  • Activa la circulación y devuelve toda la luminosidad a la piel.
  • Reduce visiblemente la flacidez marcando el óvalo facial y pómulos, y elevando las cejas

Corporal

  • Reducir la retención de líquidos gracias a su masaje linfático en profundidad.
  • Mejora y aceleración del metabolismo gracias a aumento de la circulación en la zona tratada, así como una mejora considerable de firmeza y suavidad de la figura.
  • La formación de colágeno, al igual que pasa con el rostro, hace que nuestro tejido cutáneo vuelva a recuperar la firmeza perdida.
  • Elimina toxinas y favorece la eliminación y prevención de la celulitis.

Posibles Efectos Secundarios Y Contraindicaciones De La Radiofrecuencia

La radiofrecuencia es una técnica no invasiva y completamente indolora. Solo notará una sensación de calor.

Se recomienda evitar el sol directo el día siguientes al tratamiento, debido a que en ocasiones la piel queda con un leve enrojecimiento.

La radiofrecuencia no está está indicada para mujeres embarazadas o lactantes, personas que padezcan de enfermedades neuromusculares o cutáneas ni personas con prótesis metálicas o marcapasos.